Pensando en común: Conversación con Any Bares, feminista uruguaya

Por: Ileana Álvarez

Si a las mujeres en Cuba nos queda mucho por avanzar en cuanto a la articulación y el crecimiento de la ideología feminista que tanto bien le ha hecho al mundo, tenemos la suerte de contar, en nuestra región, con un movimiento feminista muy vital que está transformando la legalidad y ayudando a desmontar la cultura patriarcal. Las feministas cubanas necesitamos asumir los referentes de este movimiento y sus logros en la erradicación de cualquier injusticia por carácter de género.

Entre las muchas alegrías que me ha traído la realización de la revista Alas Tensas, está precisamente la posibilidad de conocer a activistas y académicas de Latinoamérica.

Converso, ahora, en la terraza de mi casa, con Any Bares, feminista uruguaya, residente en Montevideo. No nos conocíamos personalmente. Ha viajado atraída por la historia y la realidad de una isla diferente, envuelta en mitos y símbolos, y por la labor de las feministas cubanas. Graduada de Psicología, se ha especializado en temas de género, y en sus estudios muestra interés por cómo Cuba y otros países del área piensan el feminismo. Leer más “Pensando en común: Conversación con Any Bares, feminista uruguaya”

Anuncios

El acoso es una forma de violencia. (Segunda parte: el acoso social)

FOTO PARTE 2 por Yaudel Estenoz
Leydi Vidal fotografiada por Yaudel Esténoz

Por: Leydi Vidal

Llegar a la universidad al fin significó, para mí, la posibilidad de no solo cumplir mis sueños profesionales sino escribir de otra manera mi historia en sociedad, empezar de cero y batallar contra mi timidez para incluirme en los grupos y ser aceptada, en medio de un contexto que debía serme mucho más favorable puesto que las personas a mi alrededor compartían muchos intereses y gustos parecidos. Claro, la cosa no es tan fácil así, puesto que también están los estereotipos sociales de femineidad a los cuales yo no me amoldaba ni me amoldo aún: el aspecto físico, pues seguía teniendo sobrepeso; el cómo me muestro al mundo, pues nunca he sido presumida ni doy demasiada importancia al maquillaje, la ropa de moda, o los accesorios “femeninos”; mis elecciones de vida, puesto que tuve pocos novios, y no tenía sexo por tener sexo como la mayoría de las de mi edad, por lo que fue a los 22 años que tuve sexo por primera vez; mi conducta personal, tímida, introvertida. No obstante, luché por lograrlo. Y cuando en 1998 logré quedarme en un convento de las Religiosas de María Inmaculada —quienes tienen como carisma a las jóvenes que se encuentran fuera de su entorno familiar por estudios o trabajo—, desde tercero a quinto año de mi carrera de Letras en la Universidad de La Habana, me sentí mucho más protegida. Leer más “El acoso es una forma de violencia. (Segunda parte: el acoso social)”

El acoso es una forma de violencia. (Primera parte: el acoso escolar)

FOTO PARTE 1 por Gilberto carlos Pérez Gómez (2)
Foto de Gilberto Carlos Pérez Gómez

Por: Leydi Vidal

Hay una parte de la violencia —contra cualquier ser humano, pero especialmente contra mujeres y niñas— que normalmente queda de lado cuando se tocan estos temas, y es el acoso; el acoso escolar, y también, para las mujeres adultas, el acoso social.

Mientras que muchos estudios abordan la problemática de la violencia de género —en todas sus variantes: feminicidio, homofobia, transfobia, etc.—, generalmente se mira con mucho menos énfasis el sufrimiento de esas personas que han sido atacadas y acorraladas muchas veces desde la más tierna infancia por sus coetáneos, por la sociedad en general, o incluso hasta por su propia familia, simplemente por no cumplir con los estereotipos sociales, o por ser diferente, “raro” según las convenciones que la mayoría sigue acerca de lo que debe ser percibido como “normal”. Yo soy una de esas personas, de esas que han tenido que sobrevivir y sobreponerse para avanzar y realizarse en su vida, y no terminarla antes de tiempo —camino que varias han tomado— o rendirse, dejar de luchar. Leer más “El acoso es una forma de violencia. (Primera parte: el acoso escolar)”

Ana Betancourt e Ignacio Mora: separados por la guerra

Foto...
Ignacio Mora y Ana Betancourt

Por: José Abreu Cardet

Muerte, pánico, resistencia a toda prueba, parecen conformar la historia de la guerra de independencia de Cuba de 1868 a 1878. Se ha escrito mucho de aquella década terrible, pero existe una historia menos conocida que se conformó en un diario sufrimiento, en la incertidumbre de un grupo de hombres y mujeres que formaban parejas, amantes que la beligerancia separó. Cuánto sufrimiento se acumuló en la separación de Carlos Manuel de Céspedes de su esposa Ana de Quesada, tomada prisionera y deportada por el enemigo, de Ignacio Agramonte y Amalia Simoni, que tal parece que conformaron un apellido entregado por el destino a los amores desdichados pues Eduardo Agramonte, primo de Ignacio, y su esposa Ana[i], hermana de Amalia, quedaron un día alejados cuando ellas fueron capturadas por las tropas españolas y lanzadas al destierro.

Uno de los dramas menos conocidos fue el de Ignacio Mora y Ana Betancourt.

Leer más “Ana Betancourt e Ignacio Mora: separados por la guerra”

Domésticas en Cuba. Casas de Tarará

1-Foto-de-Francis-Sánchez
Foto de Francis Sánchez

Por: Yoe Suárez

Como de un pueblo fantasma parecen ciertas calles de la exburguesa Tarará, al este de La Habana. Muchas casonas de veraneo para los ricos de los 50 ahora duermen el sueño de la herrumbre y el abrazo de la maleza, que, en algunos casos, ha decidido hacer su lenta vida en los techos y paredes.

Este es el barrio (aislado, frente a una buena playa, con tantos amplios patios) que mejor podría contar este país. Cuba.

Las casas que dejaron atrás los ricos fueron expropiadas con la Revolución. Sirvieron como hospedajes en Palacio de los Pioneros. Más tarde fueron albergues para planes solidarios internacionalistas como el de los niños enfermos por el desastre de Chernobil. Ahora todo el lugar está en manos de los militares cubanos. Leer más “Domésticas en Cuba. Casas de Tarará”

Mujeres carboneras en Jardines del Rey

Carboneras
De arriba a abajo y de izquierda a derecha:   Reina Ferrer, Ana Ferrer, Carmelina Carrillo y Eloína Jiménez.

Por: Servando Carvajal Moreno

Acotación de Ileana Álvarez:
La historiografía cubana no le ha brindado la suficiente atención a la presencia de la mujer en la historia de Cuba, con la excepción de algunas figuras descollantes que tuvieron una participación activa en los principales acontecimientos políticos. El rostro de la mujer común no se ha traído como merece a los centros de discusión académicos. Un grupo de historiadores, muchos de ellos empíricos, con sus historias de vida de las mujeres anónimas cubanas, han intentado llenar este vacío. El relato de etapas y clases sociales marcadas por el sacrificio, el enfrentamiento a condiciones políticas injustas, donde la mujer jugó un papel importante, es necesario visualizarlo, darle vida a través de una narrativa histórica testimonial, enfocada, más que en datos, en la experiencia. Muchas caras, entre ellas las de las mujeres campesinas, faltan en el retrato colectivo de la nación. También existen y existieron, por ejemplo, las carboneras. Mujeres de caras tiznadas y pestañas chamuscadas por la candela, con la piel curtida bajo el sol, entre las picadas de mosquitos, el salitre y el hambre. Salieron al monte, se internaron en remotos pantanos, peleando por su vida y la de los suyos.
Este testimonio de Servando Carvajal sobre mujeres carboneras de la zona norte de la provincia de Ciego de Ávila, todas de más de noventa años, vivas hasta el momento, salva para nuestra historia la belleza y el sacrificio de singulares cubanas, como se aprecia en la memoria que hoy nos comparten. Leer más “Mujeres carboneras en Jardines del Rey”

Violencia de género en la narrativa cubana escrita por mujeres

Polina Martínez Shvietsova
Foto de Polina Martínez Shvietsova

Por: Leydi Vidal García

Son los oprimidos, o quienes asumen su causa y se enfrentan al poder, los que cambian el mundo.

No se trata de dejar de creer en las utopías, sino de que las utopías solo son llevadas a cabo por los que la necesitan: los marginados, los periféricos. Por tanto, serán ellos los protagonistas de las historias que nos cuentan los autores postmodernos.

La venganza de los oprimidos es burlar de forma subrepticia el sistema, conquistar un espacio privado, fuera de las leyes y las normas sociales. Por ello, la escritura de fines del siglo XX concedió a lo morboso en el erotismo una validez amparada en la pérdida de valores, en un vacío de sentimientos dejado por la negación sistemática de lo históricamente instituido como válido. Leer más “Violencia de género en la narrativa cubana escrita por mujeres”