Dossier. Magín: “Nunca dejes de sentirte estrella”

4 - Magineras
Grupo de Magineras en acción: Carmen María Acosta, Irene Esther Ruiz, Daisy Rubiera, Mirta Rodríguez Calderón, Nerina, Xiomara Blanco, Mariana Pita, Sonnia Moro y Pilar Sa. Al centro, Reyita.

 

Dossier de testimonios del grupo Magín (1993-1996)

 

Carmen María Acosta:

“Pienso que lo he dicho todo, pero hay algo que no he dicho y que es algo que considero, además, que está en el espíritu de todas nosotras, que en un momento determinado, comenzamos a sentirnos estrellas allí. Cuando yo digo sentirnos estrellas, no quiere decir porque seamos las más relevantes, que seamos las que más nos destacamos, somos estrellas desde el punto de vista de que tenemos una luz propia, de que brillamos con la luz propia de nuestra autoestima y de que vamos a seguir brillando siempre, dentro de nosotras mismas, a nuestro alrededor, en esa interrelación que queda dentro de la amistad, y bueno, pienso eso, y les regalo esa frase: Nunca dejes de sentirte estrella.

(Testimonio citado por Daisy Rubiera en: “Magín en el tiempo: impacto en nuestro trabajo profesional”)

 

Daisy Rubiera, Sonnia Moro:

En septiembre de 1996, algunas integrantes del Comité Gestor de Magín fueron convocadas a una reunión en el Comité Central del Partido donde se manifestó no solo que no alcanzarían su sueño de contar con la oficialización de su Asociación, sino que debían desactivarse.

Martianamente siempre hemos sabido de la fuerza de las ideas, y con esa convicción hemos actuado, convencidas de que las nuestras no podían ser desactivadas. Eso lo demuestran, en este libro, las voces de muchas de sus integrantes y simpatizantes, al considerar que es tiempo de contar esta historia. Leer más “Dossier. Magín: “Nunca dejes de sentirte estrella””

Magín, sencillamente (entrevista a Sonnia Moro)

Sonnia Moro
Foto: Sonnia Moro. Por: Ileana Álvarez

 

Por: Ileana Álvarez

 

Soy Sonnia Moro, habanera de El Cerro, abuelita de dos nietas preciosas, una niñita y una muchacha, maginera, esa soy yo.

Así se presenta cuando yo empiezo a grabar sus palabras. He cruzado medio país para llegar a su casa, en busca de la historia que se esconde tras esa definición misteriosa y sugerente, “maginera”, que no ha dejado de atraerme en los últimos días y que ahora, escuchándola en sus labios, suena además con la pasión de un sueño femenino que ella ha hecho parte de su cuerpo. Sonnia es autora, junto con Daisy Rubiera, del libro Magín, tiempo de contar esta historia. Vengo también a recibir un ejemplar de este libro, de sus manos, como me lo ha prometido por teléfono, porque hasta ahora me había sido imposible conseguirlo. No circula en la red de librerías, fue impreso underground en 2015, ya que las editoriales se resistían a incluirlo en sus planes, así surgió para un momento único el sello Ediciones Magín. ¿Quizás esta sea la última barrera puesta a las “magineras”, desde que empezaron a existir y casi al mismo tiempo se desautorizó su reconocimiento? Sé que estoy ante una historia de vida(s), de un grupo de mujeres que crecieron y se multiplicaron en un acto de desobediencia ante las tradiciones y las imposiciones patriarcales, entre obstáculos y frenos, donde el descubrimiento de un nuevo sentido de la vida estuvo dado precisamente por la experiencia común, compartida y edificante. Pero, antes de leerlo, o antes de que otros investigadores mañana me lo cuenten, quiero oírlo ahora en su voz. Ella es una de las protagonistas y creadoras de esta historia.

Leer más “Magín, sencillamente (entrevista a Sonnia Moro)”

Historia de vida de una prisionera

4 - Foto de Paolo María de la Rosa

 

Por: Iyamira Hernández Pita

 

(Mujer de cuarenta y tres años de edad, que los últimos cuatro años y dos meses ha estado interna cumpliendo una sentencia de quince años por haber dado muerte a su pareja)

 

Nací en la provincia de Camagüey, soy hija de un matrimonio de origen campesino, tengo cuatro hermanos, cuando tenía nueve años mi mamá se separó de mi papá porque este le era infiel, vinimos a vivir para La Habana, en el municipio del Cotorro en casa de mi abuela, ahí estuvimos hasta que mi mamá se vuelve a casar, hasta entonces mi madre era quien nos mantenía porque mi papá nunca lo hizo, a mí me gustaba donde yo vivía porque allí tenía mis amiguitas con las que jugaba, la gente era más servicial, me costó trabajo adaptarme, si la casa no hubiera sido de mi papá nos hubiéramos podido quedar.

Mi mamá conoció a un hombre aquí en la ciudad que era muy bueno, cariñoso con nosotras, nunca tuvo hijos y nos trató como tal, ayudaba mucho a mi mamá, nos llevaba a pasear, conversaba mucho con nosotras, nos decía cómo debíamos comportarnos, trabajar en la casa, ayudar, ser honradas, cuidar de los hijos, y nos dio mucha confianza. Mi mamá nos decía que debíamos saber atender a un hombre, complacerlo y para ello teníamos que aprender a cocinar, planchar e intimar con ellos a su debido tiempo, siempre nos dijo que debíamos cerrar bien los pies y abrir los ojos para no ser engañadas y luego sentirnos lastimadas, sobre sexo no se hablaba y yo no preguntaba, aprendí de la conversación que escuchaba de los mayores y lo que hablaba con mis amiguitas, me imaginaba la relación de pareja como mismo la veía en el televisor o escuchaba en la radio. Leer más “Historia de vida de una prisionera”

Testimonios carnales. Conversación con Irela Casañas

3 - irela

Por: Ileana Álvarez

 

Nos experimentaron. Nos quemaron la piel al mediodía.

La anestesia en las venas de agua nos hizo bien de más.

Testimonios carnales no exponemos

solo decir

la demasiada luz no es la bondad.

Ábranos la cabeza Director y ponga en ella lo feliz.

Claustrofobia normal y sueños cortos.

Mejor viajar adentro

en la desconexión total del circo triste.

(Irela Casañas, “Cuadrado mágico”, La enfermedad del bronce)

 

Conversar en la sala de mi casa con Irela Casañas Hijuelos (Santiago de Cuba, 1989), poeta, editora de Ediciones La Luz (Holguín), cronista, graduada de sociología, es adentrarme en las vivencias singulares de una joven inquieta, cuestionadora, y que se reconoce feminista. Ella analiza con profundidad las problemáticas de su tiempo. Leer más “Testimonios carnales. Conversación con Irela Casañas”

Historia de vida No. 10

2-yosel-falero-luna

Por: Mujer anónima

(Mujer de treinta y dos años, que los últimos siete años y cinco meses ha estado interna cumpliendo una sentencia de veinte años por haber dado muerte a su pareja. Testimonio ofrecido por Iyamira Hernández Pita, autora de: Violencia de género. Una mirada desde la sociología, Ed. Científico Técnica, La Habana, 2014.)

Soy de Ciudad de La Habana, municipio Habana Vieja, me crie con mi madre hasta la edad de ocho años en que ella cae presa por quemar a mi padrastro, quien me violó, este era un hombre violento, tomaba mucho, pero nos golpeaba a mí y a mi mamá estuviera tomado o no, yo recuerdo que le tenía terror, varias veces en la noche me despertaba asustada porque sentía los gritos de mi madre mientras él la golpeaba. Leer más “Historia de vida No. 10”

Nunca fuimos putas (conversación con una sobreviviente)

nunca-fuimos-putas

Por: Maylén Domínguez Mondeja

En su pueblo del centro de la Isla, todo el mundo las conoce. Y aunque muchos aceptan que no son malas personas y nunca le han hecho daño a nadie, no comprenden su modo de asumir la libertad. Su más preciado mito es haber sido amantes de músicos y deportistas famosos. No solo tienen en común el ser hermanas, o ese atreverse a confesar con soltura cuánto les ha gustado el baile, la diversión, el sexo… Ambas son sobrevivientes de la violencia machista, que desgarró sus cuerpos y las dejó marcadas para siempre.

Una de ellas, L…,1 accedió emocionada a contar parte de esta historia, sin que mediaran muchas preguntas, porque quería hablar de sí misma, sobre sus desprejuiciadas concepciones del amor y sobre la violencia sufrida.

Yo siempre he sido una mujer enamorada. Me gusta mucho el sexo. La vida mía es el sexo, yo he vivido por el sexo. Cuando hago el amor a plenitud, ya comí. Me encanta masturbarme, es una de las cosas que más me gusta. No me avergüenza decirlo, porque eso nació conmigo. La primera masturbación la hice muy temprano. Sentí una cosquilla… Una tiene que decirle al pan, pan; y al vino, vino. A lo mejor mi hermana ahora me critica, porque es cristiana, pero ella también vivió en ese mundo…

Nosotras somos las mellizas, alias Las Urracas. Todo el mundo tiene un apodo, y este nos lo puso mi tío Tingo desde chiquiticas. […] Los muñequitos americanos de las urracas ya existían. Mi hermana y yo caminamos y hablamos a los ocho meses. Y entonces él dijo: “Estas son las urracas parlanchinas”. Y a partir de ese momento fuimos Las Urracas. Leer más “Nunca fuimos putas (conversación con una sobreviviente)”

“El Período Especial forjó en mí un carácter”

Por: Francis Sánchez

Ella era la instructora artística de la escuela primaria donde estudiaban mis hijos. Creo que aquellos alumnos vivían enamorados en secreto de una profesora joven, hermosa y tierna, que les enseñaba a apreciar el arte, cantar, sacarle notas a una guitarra… Betsy Alfonso Rodríguez (Ciego de Ávila, 1985), con el paso del tiempo, sin embargo, se convirtió en una emprendedora cuentapropista, al frente del salón de belleza Cosette que significa un referente en la ciudad de Ciego de Ávila. Licenciada en Estudios Socioculturales, su iniciativa constituye un curioso camino de empoderamiento donde la cultura y la economía se cruzan con la voluntad de una mujer por sobreponerse a las dificultades y al paternalismo. Leer más ““El Período Especial forjó en mí un carácter””