Esgrimir la palabra

 

1. Foto de Gustavo Pérez
Foto de Gustavo Pérez

Por: Oneyda González

Musa, no ser púgil es no ser.
Wislawa Szymborska

“Esgrimir la palabra”  es una frase lexicalizada con la que no se abre una reflexión seria. En el trato común perdió prestigio, y el uso abusivo nos ha llevado a olvidar su origen. Pero al poner atención, nos damos cuenta de que contiene una metáfora; y es posible ver a la palabra librando un combate, haciendo una gimnasia con toda la fuerza que supone. ¿Y dónde nació esta frase? ¿Durante la Revolución francesa? Posiblemente, ya que fue escenario de adiestramiento de esta esgrima. Aunque, vaya paradoja, el destino de ese evento histórico llega a ser tan brutal como escasamente comunicativo.

La cuestión es que, de esa, o de alguna contienda más antigua, nos quedó la herencia de esgrimir la palabra. En todo caso conviene preguntarnos algunas cuestiones: ¿Quién se atreve a ser? Porque ser es expresión, de modo que hay que decidirlo. Hay que disponerse a enunciarlo, hay que atreverse. Según Saussure, el habla es: “un acto individual de voluntad y de inteligencia”. Ni irreflexivo, ni pasajero. No, si se aspira al vínculo. Hay que construir un discurso de lo que se es, y obrar en consecuencia con ese fundamento, con esa definición que nos va a identificar. Luego, sin una expresión de lo que se ha barruntado y concluido que se es, no hay modo de ser. Más tarde, el darlo a conocer significa existir para los otros, lo que lleva sus propios arreglos.

Parece muy simple, y lo es, pero cuánto nos cuesta la simpleza. Volvamos a plantearlo: la expresión lleva consigo una definición que va más allá de nosotros, y es que no somos sin aquellos con quienes convivimos. De manera que el ser que es, y resulta capaz de trascender las barreras del no ser para expresarse, se enfrenta a todo aquello que no es. Justo en el escenario de su enunciación, ocurre la batalla. Digo batalla por tratarse de un término exacto. De hecho, ser es violentar. Ser implica valor y también implica coraje para defender ese valor.

Sobre esto reflexiona María Zambrano, esa penetrante mentalidad femenina de estirpe ibérica: […] “toda expresión requiere una cierta violencia. En rigor, la expresión nace en la queja; y la queja implica una cierta rebeldía, una independencia y una afirmación de existencia de quien se queja, que así se defiende; así se afirma”.[1] Lo curioso de su idea es el hecho de haberse enunciado en un medio tal vez imprevisto: “Pensamiento y Poesía en la Vida Española”. Tanto es así, que en el texto apenas vuelven a hacerse referencias a la mujer. Y no es que las excluya, es que examina un campo cultivado sobre todo por los hombres. Leer más “Esgrimir la palabra”

Anuncios

No eran las tres de la tarde ni se llamaban Lola. Violencia de género entre silencios y olvidos

Foto (Performance) de Alberto Matamoros
Foto (performance) de Alberto Matamoros

Por: Juventina Soler Palomino

No eran las tres de la tarde…
Cuando era pequeña mi madre, mi abuela, también mis tías y hasta las vecinas cantaban una canción, después supe que era muy popular en Cuba, el autor no sé quién es y nunca me ha interesado, pero todas estas mujeres la cantaban: “Eran las tres de la tarde / cuando mataron a Lola / y dicen los que la vieron que agonizando decía / yo quiero ver a ese hombre / que me ha quitado la vida…” Algo así era lo que cantaban mis cercanas mujeres de la familia y el barrio.

Años después comprendí que el relato de esa canción ha sido siempre la realidad en mi país, a pesar de las políticas públicas a favor de las mujeres a partir de 1959. Leer más “No eran las tres de la tarde ni se llamaban Lola. Violencia de género entre silencios y olvidos”

Wireless. Esperas en apagones de huracán

1

Por: Irela Casañas Hijuelos

 

Yo tenía miedo pero me mentía a mí misma diciéndome “no, no tienes”. Como tantos habitantes del Oriente cubano, recuerdo bien los efectos del huracán Ike que azotó con gran fuerza en septiembre de 2008 y saber que Irma venía aun con más poder era algo realmente perturbador.

Cuando el huracán se anuncia todos los planes se detienen, y te pones a la espera. Hay que cargar todo lo que se pueda. Pero el verbo cargar es tan amplio. Cargar todas las baterías y cargar con alimentos que sean duraderos. Tengo la suerte de encontrar carne enlatada en el mercado negro, compro pan en una panadería privada y guayaba en conserva (de Ceballos) en una placita estatal. Pero, si ahora me acuerdo: ¡estoy a dieta! Una dieta personal y espontánea, pero dieta al fin y al cabo. No importa, hay que vivir. En las noticias veo cómo los puertorriqueños van a los supermercados y se apertrechan con lo necesario para pasar el temporal. Yo compro un litro de aceite en un punto de venta de TRD. Mientras estoy en la cola la dependienta atiende el teléfono: “ya sabes, aquí, loca con esto del ciclón… ¿de cárnicos? no, no tengo nada…sí, la cola no se termina…no, no hay nada pero la gente compra lo que sea”. Ella cuelga y cobra, entrega un refresco en una jabita y un hombre que viste short y chancletas le dice “no te preocupes, mami, que cuando pase el ciclón vas a estar tranquila porque se va llevar esto con kiosco y to’…” Leer más “Wireless. Esperas en apagones de huracán”

Al encuentro de esa mujer…

1-

Por: Lisandra López

Ni heroína, ni valiente, ni loca. Periodista. Cuando me dijeron que en una hora debía estar lista para irme a Cayo Coco a la cobertura del paso de Irma, entendí que había llegado el momento de asumir todo lo que puede llevar consigo esa profesión.

De camino pensaba que iba a chocar con lo más difícil que en mis dos años de trabajo he podido experimentar, y que por cosas de esta vida llevaba nombre de mujer. Dos mujeres al encuentro, la metáfora que podía llegarme a la cabeza mientras desandábamos camino. Solo que una era mucho más fuerte, no le importaba nada, no creía en nadie. La otra solo tenía dos cosas bien claras: sobrevivir para contar historias, y contarlas de la mejor manera posible. Tanta precaución porque si de algo estaba segura, es de que Irma no tendría piedad. Y no la tuvo. Leer más “Al encuentro de esa mujer…”

La Turbina, después del huracán Irma

 

La Turbina, después del paso del huracán Irma

Por: Ileana Álvarez

Fotos y video: Yaudel Estenoz

Domingo 10, en la mañana. El huracán Irma comenzaba a alejarse de Cuba, luego de su ensañamiento con casi toda la isla. Y en la primera escampada, sin luz ni agua, casi sin alimentos, sin comunicación de ningún tipo y con los hogares seriamente dañados, las personas salen a la calle. Quieren ver. Quieren saber.

Ciego de Ávila tiene un lugar emblemático que forma parte de su identidad. Es la laguna La Turbina, zona de mitos y leyendas, donde habitan la madre de agua, el güije, la llorona que ahoga niños inocentes como venganza ante el ahogamiento de su propio hijo. En otra época sitio marginal de tolerancia, de citas a escondidas, pertenece hoy al Parque de la Ciudad donde las familias avileñas acuden los fines de semanas. Con restaurantes especializados, cafeterías, pequeños parques de diversiones para niños, muchos árboles, un pintoresco “malecón de agua dulce” que bordea la laguna y curiosas esculturas de chatarra, este resulta quizás el único lugar donde las familias pueden encontrar instantes de esparcimiento en comunión con la naturaleza. Leer más “La Turbina, después del huracán Irma”

HURACÁN IRMA GOLPEA EL CENTRO DE CUBA

2Notas e imágenes desde Ciego de Ávila

Por: Revista Árbol Invertido

En víspera del Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba —cuya imagen, según la leyenda, apareció originalmente en medio de una tormenta—, la población cubana esperaba este 8 de septiembre, en el centro de la isla, con la certeza de que este día todo se pondría más oscuro.

El huracán Irma dejó a su paso por Cuba un panorama de desastre y desolación. Se afirma que, por su magnitud, es solo comparable con el famoso ciclón del 32.

Muchos hogares sin techo y algunos que sencillamente desaparecieron, campos arrasados, inundaciones costeras, tendidos de electricidad y telefonía derribados, y casi el archipiélago completo hundido en un gran apagón, es el resultado más inmediato de este potente fenómeno atmosférico que ha afectado todo el país. Leer más “HURACÁN IRMA GOLPEA EL CENTRO DE CUBA”

Algo raro en “Flores Raras”

Fotograma del filme “Flores Raras”, con la actuación de Miranda Otto y Gloria Pires

 

Por: Irela Casañas

Algunos meses atrás el programa televisivo “Cine de Nuestra América” proyectó la película Flores Raras. Basada en la novela Flores Raras e Banalíssimas de la autora Carmem Lucia de Oliveira, el filme narra la historia de amor entre la arquitecta carioca Carlota de Macedo Soares, y la poeta estadunidense Elizabeth Bishop. Casualmente, una semana antes de ese miércoles, yo había podido ver la película, pues la había copiado del paquete. El filme estaba doblado al español, no obstante lo disfruté, sobre todo porque la actriz brasileña Gloria Pires se luce encarnando a Lota. Sin cambiar aspectos de su físico, a base de pura técnica y experiencia, y ayudada por el vestuario propio del personaje, Gloria se transformó en otra mujer. Después de haberme acostumbrado a verla haciendo de mala o de buena, fue asombroso comprobar la manera en que asumió ser Lota, lográndolo de un modo tan natural, que hace olvidar que la has visto antes en diez o quince telenovelas.

Leer más “Algo raro en “Flores Raras””